La Casa de la Alpujarra

 

 

ALPUJARREÑOS ILUSTRES

  Personaje Lugar de Nacimiento Autor
       
  Tomás de Roda y Rodriguez Murtas, 1779 Francisco García Valdearenas
  Nicolás Salmerón y Alonso Alhama la Seca, 1838 Francisco García Valdearenas
  Alberto Aguilera y Velasco Albuñol, 1842 Francisco García Valdearenas
  Fernando Reinoso Suárez Mecina Bombarón, 1927 Francisco García Valdearenas
 

Tomás de Roda y Rodriguez

 

Obispo de Menorca y Jaén.

 

Nació en el bello pueblo alpujarreño de Murtas en 1779 y murió en Jaén, un 11 de marzo de 1858, rodeado por el cariño y agradecimiento de sus feligreses. Durante el tiempo que le tocó vivir, los últimos nueve años del reinado de Carlos III y su muerte en la última década del reinado de Isabel II, la historia de España y el mundo cambió mucho ya que durante esos años se produjeron importantes aconteceres históricos que van desde la invención de la máquina de vapor por Watt, dentro de la primera Revolución Industrial, así como la máquina de hilar a vapor (1780). En 1776 tuvo lugar la independencia de EEUU y con ello la primera Constitución escrita de la historia mundial; y Lavoisier en 1787 da las leyes sobre la conversión de la materia. En 1781 Kant publica la “Crítica de la razón pura” y España recupera la isla de Menorca y se fracasa en un intento de recuperar Gibraltar bajo el influjo inglés. En 1789 en Francia se desencadena la Revolución Francesa con la toma de Bastilla, símbolo de las libertades y posterior Declaración de los Derechos del Hombre; además Goya se convierte en pintor de cámara del rey Carlos IV.

Estando de cura de Murtas en 1808, tuvo lugar la guerra de la Independencia contra el invasor francés y Napoleón, al mismo tiempo se celebran las Cortes de Cádiz que elaboran la Constitución de 1812.Argentina se independiza de España en 1816 y Grecia se subleva contra la dominación turca en el contexto de las revoluciones liberales que asolan a Europa Meridional desde el año 1820.

De canónigo de la Catedral de Granada, Carlos Marx y Federico Engels publican en 1848 el Manifiesto Comunista que será la base de movimiento proletario.

Siendo Obispo de Menorca se da en España el bienio progresista con el pronunciamiento del general O´Donnell, y en el año de su muerte, 1858, se perfora el primer pozo de petróleo y Barcelona aprueba el Plan Urbanístico de Cerdá.

Según el diccionario de Tomás López, iniciado en el año 1776, Murtas el pueblo que le vio nacer, contaba con 400 vecinos y su anejo Mecina Tedell con 100, que dista media cuarta de legua.” El pueblo está en la mediación del cerro llamado ahora Cerrajón y antiguamente Atalayón….El término de este lugar será su longitud dos leguas y de latitud media legua y la circunferencia cinco….Este lugar de Murtas es propio de su Majestad (pueblo de realengo)…Que en lo civil es propio del señor Conde de Cifuentes y se gobierna por el orden del estado de Torviscón de quien depende…En cuanto a lo eclesiástico depende del Arzobispo de Granada y de la vicaría de Ugíjar de cuya villa dista dos leguas. No tiene más santuario que la Parroquia con la advocación de Santa María del Pino y tiene por patrón al arcángel San Miguel y compatrona a la Santísima Cruz por voto del pueblo…Al poniente hay un pedazo de monte encinar cuya propiedad es de los vecinos, cuya circunferencia, esto es, de lo que está poblado, como de media legua…No hay castillo, ni edificio alguno antiguo digno de memoria…Los frutos más considerables de esta tierra son almendras, higos y seda; y de semillas es reducida su cosecha…La una fábrica que hay en este lugar es la de aguardiente y algunos telares de lienzo que no producen para el abasto del pueblo…No hay feria alguna. No hay estudios algunos. No hay colegio ni casa de piedad. Es lugar sano sus aguas puras sus vientos delgados, y por consiguiente no hay enfermedad propia del país “ Informa de estos datos en septiembre de 1787, Don Simón Manrique cura beneficiado de esta parroquia.

Hombre inteligente y de una actividad incansable con un corazón noble y generoso, dispensando todo el bien que podía y protegiendo a los niños de familias indigentes a los que ayudaba con sus consejos, y a veces, con sus recursos a fin de que pudieran estudiar.

Pero volvamos a su biografía, el obispo Don Tomás desde temprana edad demostró gran afición a las letras que unido a su talento hizo que destacase sobre sus condiscípulos. Cursó los estudios eclesiásticos en el colegio de San Bartolomé y Santiago en la ciudad de Granada que con el paso de los años, llegará a vicerrector y rector respectivamente. Sus buenas calificaciones en todos los exámenes de prueba de curso y su constante aplicación le hizo tomar la borla de Doctor en Sagrada Teología y la Licenciatura en Derecho Civil y Canónico.

Hombre ilustrado, no en vano le tocó vivir en el siglo de” las Luces”, que le hizo merecedor de su nombramiento como Presidente del Real Colegio de San Bartolomé y Santiago. Se dedicó por espacio de un tiempo a la enseñanza, desempeñando las cátedras de Filosofía y Teología, hasta que previo concurso fue agraciado con el curato del término de Murtas.

Fue párroco de su pueblo natal durante 34 años; durante este tiempo rechazó alguna que otra “prebenda de oficio vacantes”, como una canongia de la colegiata del Salvador. Como recompensa de su entrega a la labor parroquial, fue nombrado el día 22 de agosto de 1836, canónigo de la Metropolitana de Granada, no tomando posesión hasta octubre de 1844: quizás, la causa haya que buscarla en los gobiernos liberales progresistas de Calatrava y Mendizábal tras el motín de la Granja.

La Providencia había favorecido al Sr. Roda, con excelentes dotes oratorias hasta el punto que la reina Isabel II, le nombró predicador de su majestad y le honró con la cruz de Isabel la Católica y Carlos III.

En el año 1844, quedó vacante la silla episcopal de Menorca por defunción de su obispo Ilmo .Señor Merino, y en 1852 el gobierno de Isabel II , presidido por Bravo Murillo, presenta como obispo al Dr. Don Tomás de Roda, a los 73 años de su edad, siendo consagrado en Madrid el día 21 de diciembre del mismo año. En marzo de 1853 fue recibido en la Ciudadela con profunda y extraordinaria alegría y repique de campanas en todas las iglesias de la ciudad. Con motivo de la llegada del nuevo obispo, se adornan calles y fachadas y se declaran tres días de fiesta acompañados de fuegos artificiales; el día de su llegada por la mañana se cantó un solemne Te- Deum en la Catedral y por la tarde fueron repartidas en la plaza del Borne cuantiosas limosnas de pan y dinero a los pobres.

El obispo Roda, conmovido por la demostración de júbilo y cariño con la que se le había recibido, escribió una notable carta pastoral dirigida a autoridades y vecinos de la Ciudadela y habitantes de Menorca en agradecimiento. Al final de la referida carta decía “Luego que lo permitan las graves atenciones que hoy nos ocupan, visitaremos vuestros templos, para ofrecer en ellos por vosotros la hostia propiciatoria; ungiremos con el óleo sagrado la frente de vuestros hijos; enjugaremos las lágrimas que os arranque el infortunio, con los consuelos que nos presta nuestra santa religión; y oraremos con vosotros sobre las cenizas de vuestros padres, implorando del cielo su felicidad y la vuestra”

En el año 1854, la reina Isabel II dispuso que el obispo Roda se trasladase a Argel, representando a la Iglesia española, para las solemnidades religiosas que allí debían celebrarse con motivo de la invención de los restos mortales del mártir español Jerónimo.

En el año 1856, con 75 años, publica otra pastoral cuyo contenido bien puede decirse que es un continuado elogio de los menorquines que, habiendo emigrado de la isla en tiempo de escasez de trabajo, estaban levantando pueblos en la colonia africana de la vecina nación cuyos hogares fue recorriendo personalmente.

Durante su pontificado se realizaron obras de gran consideración en la Santa Iglesia Catedral. Renovada la Sala Capitular con la actual sillería de caoba, fue ensanchada la tribuna destinada a la capilla de música, y se construyó después la espaciosa escalinata de la puerta principal. Otras varias se efectuaron en algunas de las Parroquias de la diócesis, siendo las de mayor importancia las verificadas en San Cristóbal con el ensanche de la Iglesia por la parte del presbiterio y la construcción del nuevo coro y sacristía. A los dos meses de su marcha llegó la aprobación por parte de su Majestad del Seminario Conciliar.

El pontificado del obispo D. Tomás de Roda fue breve en Menorca, pues a los 3 años, septiembre de 1857 se embarca en el puerto de la Ciudadela para ir a ocupar la Silla Episcopal de Jaén, en la que fue recibido con entusiasmo de verdadero júbilo en febrero de 1858. Cortísimo fue allí su pontificado; a los pocos días de haber fijado su residencia en aquella ciudad tuvo que rendirse agobiado por el peso de sus 79 años y de sus apostólicos trabajos, entregando dulcemente su alma al Señor el día 11 de marzo de 1858. Sus restos fueron sepultados en el Panteón de los señores obispos de la Catedral de Jaén donde se le puso el siguiente epitafio en latín, que traducido al castellano dice:

 

“Detén el paso caminante
del Excelentísmo e Ilustrísimo D.Doctoris
Dom.Thomae de Roda et Rodríguez
Los vanos restos aquí,
en una humilde fosa yacen,
gracias a su sabiduría y virtud
En primer lugar, de Menorca,
luego de esta diócesis,
El quinto día, antes de los Idus de
Diciembre (día 11) del año de nuestra era
1857 recibió el sagrado gobierno
¡Qué breve la alegría
con lágrimas casi concluidas ¡
Rendido por la enfermedad y los
años, al quinto día antes de los Idus
de marzo del año siguiente, murió.
R. I. P.

 

 

Nicolás Salmerón y Alonso

   

 

Don Nicolás Salmerón y Alonso, nace en Alhama la Seca (Alpujarra de Almería), el día 10 de abril de 1838; hijo de un granadino, médico, de profesión y de una almeriense. Estudió el bachillerato en el instituto de Segunda Enseñanza de Almería, fundado en 1845. En Granada, estudió Derecho y Filosofía y Letras, siendo condiscípulo de Ginés de los Ríos, fundador de la Institución Libre de la Enseñanza* y terminó en Madrid, trasladándose en el año 1856; en esta universidad fue discípulo aventajado del profesor Sanz del Río, a través del cuál recibirá la influencia krausista .*

En 1858, con 20 años, imparte clases de Filosofía en el Instituto San Isidro de Madrid. A los 25 años es nombrado catedrático de Historia Universal en la Universidad de Oviedo, renunciando a ella al obtener en el año 1866 la cátedra de Filosofía de la Universidad Central de Madrid y posteriormente la cátedra de Metafísica que mantuvo hasta su muerte.

Sus artículos en los periódicos “la Discusión”, y “la Democracia” le dieron renombre. Inmerso en la vida política de la época, en 1867 fue detenido por sus actividades revolucionarias dentro del Partido Demócrata, junto a Pi y Margall, Figueras y Orense, siendo encarcelado en la cárcel del Saladero; puesto en libertad su salud se resintió y tuvo que trasladarse a su pueblo natal, cayendo gravemente enfermo.

Al estallar la revolución de 1868 y convaleciente en la ciudad de Almería, decide trasladarse a Madrid donde es elegido miembro de la Junta Revolucionaria de 1868. Después de la Revolución de septiembre (la Gloriosa) que acabó con el reinado de Isabel II, fue elegido diputado para las Cortes Constituyentes de 1869; posteriormente presenta candidatura por Huercal Overa (Almería) y en el año 1871 logró ser elegido diputado por Badajoz.

En el año 1873 al proclamarse la 1ª República es nombrado ministro de Gracia y Justicia en el gobierno de Estanislao Figueras. Durante los 4 meses que dirigió este ministerio intentó reformar el sistema judicial y establecer una legislación laica; después es nombrado Presidente del Congreso y finalmente del poder Ejecutivo. Sucedió a Francisco Pi y Margall, como tercer presidente de la República ,con 35 años, obteniendo 119 votos frente a los 93 que deseaban la continuación de Pi en el gobierno

Durante su breve mandato (18 de julio al 7 de septiembre), Salmerón reprimió y castigó los numerosos desórdenes que se estaban produciendo en todo el territorio: consiguió vencer las sublevaciones cantonalistas (Málaga, Sevilla, Cádiz…) salvando la importante plaza militar de Cartagena. Tuvo a raya a los carlistas que habían aprovechado el caos para relanzar la guerra.

Salmerón dimitió de la presidencia, cuando no llevaba aún dos meses, por no firmar dos sentencias de muerte dictadas para restablecer la disciplina del ejército tras el problema cantonalista; dejando el poder antes de traicionar su conciencia. Le sucede al gaditano Emilio Castelar y vuelve a presidir de nuevo el Congreso de los Diputados (9 de septiembre de 1873). Desde este puesto inició una campaña contra Emilio Castelar; la enemistad con Castelar le llevó a no dar su voto de confianza al Gobierno que era vital para salvar la República, triunfando el golpe de estado del general Pavía (3 de enero de 1874), y Salmerón se desprestigió como político al precipitar el final de la 1ª República.

Hay que destacar que durante su presidencia, su hermano Francisco (1822-1878), ocupó la presidencia de las Cortes; anteriormente en el Ejecutivo de Figueras fue ministro de Ultramar .

Tras el golpe militar del general Martínez Campos en Sagunto, 29 de diciembre de 1874, que liquidó la República y proclamó la Restauración Borbónica, Salmerón, como otros profesores, fue desposeído de su cátedra (Real 0rden de 17 de junio de 1875, revocada en 1881), teniendo que exiliarse a París donde residió hasta el año 1884. En esta ciudad colaboró con Manuel Ruiz Zorrilla y participó en la fundación del Partido Republicano Progresista.

En el año 1884 regresó a España, al ser amnistiado, recuperando su cátedra. Desde entonces lleva una vida política activa, siendo elegido diputado en 1886 por el Partido Progresista. En el año 1887 fundó el Partido Centralista; además fue confundador del diario “La Justicia” y desde el año 1890 jefe de la Unión Republicana, siendo elegido diputado en todas las legislaturas desde 1893 hasta 1907. Apoya las aspiraciones nacionalistas catalanas en cuanto sean compatibles con las republicanas y al fundarse en 1906 la Solidaridad Catalana, es elegido Presidente de la misma con lo que provoca la escisión del movimiento republicano de un sector españolista liderado por Alejandro Lerroux ; será sustituido finalmente de la jefatura de los republicanos.

Como filósofo se distinguió por sus ideas racionalistas y sus obras se hallan recopiladas en cuatro volúmenes, publicadas en 1911. Su filosofía fue inicialmente de influencia krausista de la que se apartó para adoptar una posición positivista. Fue conocido por su oratoria grandilocuente, de un mismo tono sin altos ni bajos, con escasos matices que le hicieron acreedor por sus contemporáneos que su verbo era mayestático.

Falleció en Pau (Francia), con 70 años, donde se encontraba de vacaciones, el 20 de septiembre de 1908. Tras su muerte conserva la fama ganada en vida de político íntegro y honrado. Sus restos fueron trasladados a Madrid e inhumados en el cementerio civil del Este.

Krausista: Sistema filosófico del alemán krause, caracterizado por un panteísmo idealista. Se introdujo en España a través de Ginés de los Ríos que lo difundió por las aulas de la Universidad de Madrid, extendiéndose a diversos sectores intelectuales.

Institución Libre de Enseñanza: Asociación fundada por Francisco Ginés de los Ríos en 1879. Su objetivo fue renovar la viada intelectual española por medio de la educación, basándose en el espíritu ético crítico y en el rigor científico del pensamiento krausista.

 

Alberto Aguilera y Velasco

   

 

Nació en Albuñol el día 7 de mayo de 1842 y murió en Madrid, un 25 de diciembre de 1913, rodeado por el cariño y el agradecimiento de los madrileños.

Su padre, D. Pablo Aguilera, natural de Almadén (Ciudad Real) y juez de profesión fue destinado a Albuñol y contraerá matrimonio con Dña. Soledad Velasco originaria de Albuñol.

Cursó la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid, ingresando en la carrera judicial. No obstante su vocación hacia la política activa y la amistad que le unía con D.Segismundo Moret* cambiaron su rumbo cuando éste le confió el Gobierno Civil de Ciudad Real a los que siguieron Oviedo, Murcia, Toledo y Sevilla. En Ciudad Real y Toledo acabó con el bandolerismo que tenía consternado a los habitantes de ambas provincias, y en Sevilla batió la sublevación republicana.

En el año 1886 fue elegido diputado por primera vez por el distrito de Albuñol con 1037 votos, siendo reelegido en sus sucesivas legislaturas hasta 1891, formando parte de las Cortes desde 1893 hasta 1904,en cuya fecha juró el cargo de Senador Vitalicio ocupando la vacante del Duque de Tetuán.

Fue Subsecretario de Hacienda y al morir el Duque de Frías en 1888 fue nombrado Gobernador Civil de Madrid hasta la caída del Partido Liberal en 1890. En el año 1994 durante el mandato de D. Práxedes Mateo Sagasta* es nombrado Ministro de Gobernación. En los días previos y tras el desastre colonial (pérdida de Cuba y Puerto Rico en el año 1898), Sagasta le encomendó de nuevo el Gobierno de Madrid; durante este tiempo demostró sus grandes cualidades para hacer frente a las difíciles circunstancias del momento.

A principio del siglo XX (entre los años 1901 y 1910) desempeño, la alcaldía de Madrid en tres ocasiones: 1901-1902; 1906-1907; 1909-1910. Como alcalde de Madrid se le considera una de las autoridades que más se ha preocupado de mejorar el hábitat de los madrileños. Mandó eregir estatuas que embellecieron la ciudad así como el hermoso parque madrileño del Oeste. Es epónimo de una de las principales arterias urbanas de Madrid que empieza en la glorieta de Ruiz Jiménez (popularmente de San Bernardo) y termina en la calle Princesa.

D. Alberto, como periodista dirigió el periódico el Norte, órgano de la democracia monárquica y colaboró en “Gente Vieja” y entres sus obras figuran los cinco volúmenes de la Colección de Códigos europeos y americanos, concordados, comentados y comparados. Fue censor de la Academia de Juris Prudencia.

Es conveniente aclarar que la Enciclopedia Espasa-Calpe en la biografía que le dedica a D.Alberto Aguilera le pone como lugar de nacimiento Valencia, uno de los destinos de su padre; pero también es verdad que su madre vino a Albuñol a dar a luz. Para que no quedase duda al respecto el periódico el Defensor de Granada el día 14-04-1894 publica un perfil biográfico del mismo firmado por el político albuñolense y amigo, D.Natalio Rivas, que a continuación se transcribe algunos párrafos:

“Nada hay tan fácil ni hacedero como escribir la biografía del ilustre diputado a Cortes por Albuñol que, con tantísima justicia y universal aplauso, ocupa hoy el cargo de Ministro de la Gobernación. Con pocas palabras estaría hecho su retrato. En brevísimas líneas pudiera condensarse su semblanza. Un entendimiento preclaro, una ilustración sólida, un corazón grande y generoso, una reputación inmaculada, un patriotismo sin ejemplo, una vida toda consagrada a servir a la patria, con gran inteligencia y gran honradez sincera he ahí los rasgos del hombre en quien Granada cifra hoy sus mejores esperanzas.
En un rincón de nuestra provincia, en Albuñol capital del distrito que se honra con su representación, nació D. Alberto Aguilera el 7 de mayo de 1842.
En la Universidad Central estudió la carrera de leyes, terminando con brillantez, los grados en ambas ramas de derecho, el civil y canónico y el administrativo. Muy joven aún, desempeñó los cargos de oficial de la Asesoría de Hacienda y abogado Fiscal de la Audiencia en Zaragoza (……).
Es un orador fogoso, enérgico y elocuente. Tiene gran entendimiento, superior ilustración, y corazón elevadísimo. Granada se honra con él, sus amigos le queremos sin discutirlo y la patria se regocija, porque hombres de su temple son difíciles de hallar, hoy que todo obedece al vil acicate de pasiones pequeñas. Natalio Rivas”

* D. Segismundo Moret, fundador del partido Democrático-Monárquico, ministro con los gobiernos de Primt, Amadeo de Saboya y Sagasti. Tras la dimisión de Montero Ríos ocupa la presidencia del gobierno entre 1905-1906.

*D. Práxedes Mateo Sagasta, Diputado durante el bienio progresista, implicado en la rebelión de los sargentos de San Gil y en el destronamiento de Isabel II
Por general Primt. En la Restauración ( reinado de Alfonso XII ) encabezó el partido liberal ( partido Fusionista) y se turnó en el poder con el partido conservador de Cánovas. Hizo prosperar la ley de asociaciones y el sufragio universal.

 

Fernando Reinoso Suárez

   


Nace en Mecina-Bombarón, el día 17 de marzo, durante el reinado de Alfonso XIII (1902- 1931) y coincidiendo con la etapa del Directorio Civil (1925 – 1930) de la dictadura del general Primo de Rivera (1923 – 1930), , sus primeros recuerdos son el “puente romano, la fuente y el frio limpio de Las Alpujarras”.

Su padre era el médico del citado pueblo; en una entrevista que le hacen en el año 2003, refiriéndose a su padre dice que, “la educación que me dio fue de una disciplina germánica en cuanto a puntualidad, orden, trabajo…me levantaba a las 6 de la mañana para hacer gimnasia, estudiar, y luego me duchaba con agua fría –primero porque no había otra- pero también porque era más sano. Lo he seguido haciendo durante muchos años”. Se fueron a Granada cuando tenía 9 años, y según la misma entrevista, cuenta que, “salimos una noche huyendo de los rojos en la guerra. En aquella noche viví muchos años porque fue dramático”.

Curso el bachillerato en los Escolapios granadinos del Genil. En el año 1950 se licencio en Medicina por la Universidad de Granada y en el año 1951 se doctoró en Medicina y Cirugía en Madrid con una tesis sobre Conexiones del núcleo rojo.

Su inclinación por la morfología comienza cuando gana por oposición el puesto de Alumno Interno Pensionado de Anatomía y Técnica Anatómica de la Universidad de Granada.

Su tesis doctoral, sobre el núcleo rojo, le conducirá a un caminar con huella por el sistema nervioso. Durante la década de los 50 armoniza su formación morfológica y funcional con estancias en el instituto Max Planck, en Gottingen y en Giessen y en el Brain Research Institute de Los Angeles al tiempo que madura su carrera universitaria obteniendo la cátedra de Anatomía de la Universidad de Salamanca en el año 1957, donde fue Secretario. Posteriormente ocupa la misma cátedra en las universidades de Granada (1960) y Navarra (1962); en esta última fue Vicedecano y Decano.

En el año 1969 se traslada a Madrid para iniciar la facultad de Medicina de la recién creada Universidad Autónoma, será catedrático de Anatomía y Neurobiología y primer director del departamento de Morfología. En 1972 es nombrado Vicerrector de Investigación cargo desde el que organiza la investigación en esta universidad de la que actualmente es profesor emérito de Anatomía Humana y Neurociencia.

A D. Fernando, se le concede la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio al mérito docente en 1980 y se le nombra Doctor Honoris Causa por las universidades de Valladolid en 1994 y de Granada en 1997, así como profesor “ad honorem de la universidad de Montevideo en 1996.

El día 7 de noviembre de 1995 ingresa en la Real Academia de Medicina con un discurso sobre “Anatomía de la memoria” , le responde D. Amador Shuller Pérez y sucede a D. Francisco Orts Llorca en la medalla nº 31 . Está adscrito a la sección 1ª: Fundamentales (Anatomía).

El doctor Reinoso es autor de más de 200 publicaciones sobre Neurología en revistas de reconocido prestigio internacional. Es socio fundador de varias sociedades científicas nacionales e internacionales entre ellas, la Sociedad Española de Neurociencia, de la que fue el primer Presidente electo, y de la Federación Mundial de Sociedades de Investigación sobre el Sueño.

El catedrático de Psicobiología, Antonio Guillamón ,escribe que es: “apasionado por la enseñanza desde sus primeros pasos en la universidad, con el denominador común de la Neurociencia, y al calor de su laboratorio, ha formado en investigación a un grupo extenso de profesores y profesionales de muchas especialidades biomédicas, que aprendieron de él la importancia de la constancia en el laboratorio y la elegancia en el diseño experimental y, sobre todo, la grata experiencia de trabajar con un profesor sencillo austero e íntegro”.

En la entrevista de Silvia Churruca a “corazón abierto” subraya que : “ Fernando Reinoso ha aprendido tanto del cerebro humano en su laboratorio como en casa con sus 10 hijos. Resulta ejemplar y gratificante encontrar un personaje que ha compatibilizado tan bien una laboriosa trayectoria profesional con tan intensa vida familiar. Reinoso lleva 50 años de ventaja a todos los que ahora han descubierto enl la neurofisilogía el reto del futuro. En su palmarés tiene también haber sido pionero en la publicación científica internacional desde un centro español ” .

“ Mi mujer ha sacado adelante una casa con diez hijos, sin servicio y con el sueldo de un catedrático” .